"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

15 de julio de 2003

GRAFFITTI
Huele a hombres viejos, a perro que se nos murió ayer. La verdad es que este laberinto de calles es la traza de las preguntas que Lichfrida se hace todos los días. Nada que no se haya preguntado antes. Como si fuera herencia de tíos refunfuñones, el futuro sigue siendo un cofre de tesoros cuya llave está perdida. Camina con dolor de garganta, y fuma. Camina con dolor de muelas, y masca sus ansiedades para no estallar en lloradas litúrgicas, para no volverse inconsolable. El cuerpo nomás le funciona, el día le apura, la mala suerte de vivir con la conciencia parada de puntas la mantiene erguida. Lo demás es un sueño diurno, una chaqueta metafísica, un boceto de nostalgias para desmenuzar en silla de ruedas. La vuelta de la esquina está cerca, la cita era hace dos horas. El enojo, sin embargo, no es capaz de metamorfosearse en látigo o veneno. Y queda un rato para seguir andando. Lichfrida anota finamente sus dolores, con un pincel, en la pared. Y una julia llena de rufianes la monta encima, para llevársela, por daños en propiedad federal o en propiedad ajena. Ahora sí, sentada en una banca color ostión, Lichfrida llora hasta que los llantos le queman la lengua y el cerebro.

11 de julio de 2003

TARDE DE TIEMPOS ROTOS
Lichfrida Carles envejeció de repente. Se levantó de la cama, y estaba todo asquerosamente orinado. Corrió al baño para meterse a la regadera, y se encontró con Doña Lichfrida, pálida y ocre, detrás de un par de platos grises que la miraban iracunda. Se fue asustada a recorrer su casa. Todo estaba exactamente en las mismas condiciones que la noche anterior, excepto porque en las fotografías estaba ella, con sus 9 hijos y sus doscientos mil nietecitos comiéndole las faldas. Apretó el ceño, y mecánicamente se puso los lentes de anciana que le colgaban del cuello, para acercarse a conocerlos: allí estaban todos. En una foto llena de color, de mayor a menor, estaban sus hijos: Turbocar, Paulatina, Implícito, Oxígeno, Hartitas, Melamina, Sopadepelícano, Pochola y Alekinicapablanca.
Resopló de asombro y turbación y se dejó caer en el sillón, con un gran dolor de cabeza. Fijó la mirada en la esquina del librero horrible de rattan que le heredó su abuela y puso la mente en blanco. Así estuvo durante seis horas. No tenía soltura para preguntas racionales o filosóficas. Fue a su cajón de archivos personales, y se encontró la historia. Cada uno hijo de padre distinto, cada padre de distina filiación fenotípica, un par de ellos en realidad eran mujeres, una griega, y una descendiente de árabes (garantizada por la nariz prominente). Uno, hijo de monje zen, otro de matemático empedernido.
Nada de lo que se estaba enterando tenía sentido. ¡Y luego los nietos! ¿De dónde salieron tantos? Plaga de hormigas no había estado nunca en el inventario de sueños futuros. ¡Pero, cuál futuro! La piel arrugada, las venas saliéndose, la escasez de pelos en la pucha y las axilas, el colgajo humano...todo muy presente.
El corazón comenzó a acelerarse, la presión se le bajó hasta la punta du su infierno, y se retiro a llorar la angustia en el rincón de su cocina, como una bebé. Después, se convulsionó, y perdió la conciencia.
Cuando reabrió los ojos estaba en el departamento de interés social de su madre, todo olía igual que siempre: a humedad seca. Todo se veía igual que siempre, y estaba en su justo lugar: calcetines en el comedor, toallas mojadas en la sala, trastes sucios, libros en el baño, periódicos en la zotehuela, cortina caída, trastes en los cuartos. La mamá y el hermano entraron tan campantes por la puerta; traían coca-cola y chuchulucos para ver una película. Lichfrida, descalza, sudaba fríos. Paralizada de incertidumbre, preguntó a mamá:
--Mamá, mis hijos y mis nietos....
--Chale, hermana, estás bien piradísima...Mejor vente a ver una peli con nosotros.
--¿No que no nomás quieres tener uno, hija? Oye, te ves muy pálida, ¿que no comes ahí en la chamba?
Lichfrida volvió a dejarse caer en el sillón. Su razón estaba agrietada.

9 de julio de 2003

¡AH! LA FALTA DE SALUD
Novo Pírez cae enfermo. Su Creadora se distrajo mientras configuraba su constelación desoxirribonucleica, y resulta que, el pobre, tiene errores "de dedo" en el código que le señala la vida. ¿Mala suerte o destino? No importa, porque la mala vida que lleva, de cualquier forma, le auguraba un nocaut, un agónico descender por el despeñadero de sus inmediaciones.
Novo suda frío, llora la sangre que lo contamina, diseca la lengua y la encuadra para ponerla en la sala. Intenta el bisturí para el ojo, pero se detiene. No sabe si la enfermedad implica locura, o viceversa. Se detiene debajo del marco de la puerta y llora. Chale, la vida no puede ser tan jodida como para malgastar el tiempo en depresiones. No hay manera, con el malestar físico no hay manera de luchar. Habrá que dejarlo pasar. Esperar, y dejarlo pasar; aunque duela.
Lo que duele es el paso del tiempo; la añoranza de un estado de salud cabal. Novo Pírez hojea viejas revistas, intenta un libro policiaco, intenta a Pessoa y Reis; se cocina un güevo; prepara 3 litros de té de ajo; se baña; suda y suda de punta a rabo; navega por internet; llama por teléfono; chupa un dulce, come un chocolate; vomita saliva; tiene mal sabor de boca. Nada, nada pasa.
El enfermito, señor Pírez, quiere distraerse del dolor viendo la tele, pero cuando se acuesta y la prende, entiende que ella, la pobre, está peor que él. La ardipia, la locura, el malestar se le confunden. La tarde avanza lento. Y de repente el teléfono empieza a sonar como un degenerado. Novo contesta temblando. Le pone de malas el temblor y el hambrear. Suena una balada ochentera en el departamento de arriba; huele a que la mujer otra vez trapea la casa con pinol. El olor baja y se le mete hasta el centro del cerebro a Novo.
Pasa el día uno, el dos, el tres. Ni antibióticos ni medicinas homeopáticas; ni lo alopático ni lo otro. Parece que en el fondo de esta insalud corporal lo que hay es una crisis anímica. Puro caldo de cultivo para desquiciar los ciclos del organismo.
Novo no se cura. Novito. Pobrecito, muy enfermo.

8 de julio de 2003

PRISA Y TEDIO
Esa soy yo. Tiene 10 minutos para terminar. Esta eres tú. En juego de espejos con las palabras, la computadora, Angélica que está a mi lado, la música que suena y suena allá abajo, los amigos que se avecinan y un grumo de posibilidades del ser con el que no quiero toparme. Ahí estás tú con tus personajes, y tu poco tiempo. Cita en 9 minutos, y gente que viene y pregunta, y tú siempre con tu cara de pendeja. Llena de miedo, llena de gripas, llena de afecciones para detenerle el rumbo al día. Estás atosigada. Ella, la que vive en mi cuerpo, funciona. Es quien hace las cosas, quien resuelve problemas. Tú escribes, metida entre un par de vidrios que se acercan. Yo lanzo nuevamente esta botella al mar...para recalentar. Warm-up de mis entrañas. A ver qué incauto cai. Quedan 3 minutos.

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)