"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

24 de febrero de 2005

Un día remoto me compré un librito bien bonito en una de las librerías de usado y viejo de Álvaro Obregón o eSe Gualterio Medina o El libro de pan.

Pero era nuevo.

Me gustó su textura áspera, piel rugosa de un ejemplar flaquillo. Un separador de piola blanca brillosa me sedujo (no tiene grapas, está sutilmente bien doblado). Me lo llevé colgando de un dedo por el camellón, después de enterarme distraídamente de que se trababa de un libro sobre pan.
Llegué a casa y lo guardé sin volver atenderlo.

En realidad siempre habitó con los de su estirpe, entre lo invisibles, los sietillos, los que no pesan. Delgadas sus hojas y sus cuerpos. Sin lomo para atraer una mirada incauta, sin títulos de seducción. Solitario de anchos márgenes, en librero vive en el departamento de hasta ribota, siempre silencioso.

Creo que está medio enamorado de su vecina loca, una colección chula y antigua, de colores, de poesía y cuento de la UNAM. La más vagabunda, se conoce las calles de mi casa con la palma de su mano. Va al baño, a la cocina, a la sala. Se codea con todos los círculos sociales del librero. Anda a deshoras fuera de cama. Creo que es la puta del libridificio.

Pero, volviendo al trigo, sin llegar al grano, el caso es que hace rato andaba sintiéndome provocada por un recuerdo que me costaba recuperar. Quizás hace unos días tuve alguna intención obscura con él. Eso ya lo olvidé. Hoy, race ratito, cuando entré por la puerta de mi edificio, pensé “ajá, el libro de pan”.

Transcribo lo que encontré tras la lectura. Por lo demás y por lo de antes, es un libro bellísimo, rico, una invitación deliciosa a los recuerdos del gusto, de la quijada, el labio, de la lengua y del lenguaje. Se me hizo agua la boca. Mis manos acarician pan de libro.

Pero fíjate que, además, que es exquisito en descripciones. Patiné cual mosca nocturna en bandeja de panadería. Y me trajo el barrio, y a mi papá de medianoche, húmedo, oloroso. Llegaba con una bolsa de papel destreza con manchas de grasa. Había que adivinar el contenido mirando las protuberancias del bulto. Recuerdo que una vez descubrí, sin lugar a mis dudas, el lugar de una dona. Grité “¡Dona!”, con seguridad divertida y la estrujé, desde afuera, con todas mis fuerzas. Se rompió la bolsa. Me tocó comer dona aplastada. Me supo más rica.

Osea de que quiero compartir con usté de mi mordida de concha, remojando caparazón en taza de cafecito con leche. De postre, beso cajetoso.


Camelia o concha

Es circular. Su base plana y su parte superior en cúpula la semejan hemisférica.

Su interior es de masa amarillenta; porosa y suave, parecida al migajón pero menos compacta.

Por encima la cubre un conjunto de figuras cuadriláteras de color amarillo (hechas de una pasta dulce) que la hacen parecer una tortuga blanda. Entre esa figuras, las estrían dejan ver una superficie tostada, color ocre. Concha de tortuga, sí, tortuga amarilla, inofensiva, pero no menos fantástica que las verdaderas.

Oreja

Su nombre, al compararlo con su forma, resulta empobrecedor. No es simplemente la representación de una oreja )a menos que pertenezca a un fantástico animal imaginado parte por parte en cada pan, soñado por los panaderos. La integración de los padres en un solo monstruo es inefable aquí), sino algo más libre: Un arpa, un remolino, un eco de azúcar, una múltiple “B” repetida en un espejo concéntrico. Acaso sea –no la oreja—sino el acto de oír, las ondas metidas en el caracol acústico lo que designa esta figura.

Sí, es la forma de una “B”, sin el travesaño intermedio, algo como la mitad superior del corazón con sus aurículas solamente. El diseño de la “B” se repite, concéntricamente desde el núcleo a la orilla, cuya forma es la misma de aquél. Cada línea (cada diseño de “B”) está hecho de una pasta delicada como las del pan de polvo, y entre una línea y la siguiente hay un intervalo de oscura salsa dulce, a manera de margan, de surco.

Cuerno de mantequilla, 1

Aunque parecido al “croissant”, posee una innegable nacionalidad mexicana que lo presenta a la voz popular como ejemplo del pensamiento picaresco de México.

Su forma es un equilibrio entre carnero y molusco, que el orfebre barroco aprovecha para mezclar varios posibles orígenes. Algo como un caracol enroscado en espirales que asemeja un par de cuernos. Su interior es una masa suave perfumada con leche y sabor a huevo batido.

O

Cuerno de mantequilla, 2


Es el cuerno ya descrito. Pero en otra versión, la que las puntas están tan unidas que simulan las pinzas de un cangrejo. Es uno de éstos, con las tenazas unidas al frente.


Trenza

Es una columna espiral como las de la Alambra. No termina en punta, sino que propiamente carece de extremos definitivos.

Es una sola circunferencia (una rosca) que está torcida para formar una trenza, un churro cilíndrico.

Así como las roscas, que son dos circunferencias entretorcidas en un solo espacio ondulado, su color es el mismo, tostado y opaco. Su interior es migajón seco y poroso, salado, grasoso.


La micha

Recibe diversos nombres en las numerosas regiones del país: birote, torcido, telera, resobado, francés. Este último nombre confirma lo dicho en este mismo párrafo.

Su forma es elíptica, casi romboidal, pero curva. Sus extremos rematan en punta, una punta redondeada, como apéndice. Su centro es abultado como una barriga. Allí alcanza su máximo espesor, que decrece hasta llegar a las puntas… Tiene una abertura que recorre su longitud de punta a punta, con un grueso borde que la limita. Esta abertura le da apariencia de bolso cerrado o –mejor--, de fruta que se ha hendido para descarnarse.

La primera impresión de su forma completa es la de ser un vulva con sus labios mayores cerrados; en rictus de virgen.

Su exterior es una corteza dorada, color madera. Su interior es migajón suave.


(Continuará…)

Samuel Walter Medina, Repostería (el pan mexicano) barroca, Ediciones Papel de Envolver / número treintai3 de la Colección Luna Hiena , Universidad Veracruzana, 1987. El editor fue A. J. Fernández y el que diseñó y dibujó los forros fue Pepe Maya. Se imprimió en los talleres de “El Lema”, en Xalapa, Veracruz. Formaron Emilio Galindo y Gilberto Macías e imprimió Rafael Ramírez Garrido, sobre papeles de estraza y cartulinas minagrís. La edición consta de 1000 ejemplares y la cuidó el editor.

Dicen unos que lo conocen a eSe Gualterio, y a mucha gente más, que nació en el 53, y que debiera juntársele con los raros (Apollinaire, Julio Torri).

Yo no sé, yo ahora tengo antojo de esa galleta de avena gigante que está envuelta, partida en dos cachos sobre el refri. Y un vaso frío de leche.

Buenas las tenga
.

22 de febrero de 2005

Y de los replanteos
y recontradicciones
y reconsentimientos sin o con sentimiento cansado
y de los repropósitos
y de los reademanes y rediálogos idénticamente bostezables
y del revés y del derecho
y de las vueltas y revueltas y las marañas y recámaras y remembranzas y remembranas de pegajosísimos labios
y de lo insípido y lo sípido de lo remucho y lo repoco y lo remenos
recansado de los recodos y repliegues y recovecos y refrotes de lo remanoseado y relamido hasta en sus más recónditos reductos
repletamente cansado de tanto retanteo y remasaje
y treta terca en tetas
y recomienzo erecto
y reconcubitedio
y reconcubicórneo sin remedio
y tara vana en ansia de alta resonancia
y rato apenas nato ya árido tardo graso dromedario
y poro loco
y parco espasmo enano
y monstruo torvo sorbo del malogro y de lo pornodrástico
cansado hasta el estrabismo mismo de los huesos
de tanto error errante
y queja quena
y desatino tísico
y ufano urbano bípedo hidefalo
escombro caminante
por vicio y sino y tipo y líbido y oficio
recansadísimo
de tanta tanta estanca remetáfora de la náusea
y de la revirgísima inocencia
y de los instintitos perversitos
y de las ideítas reputitas
y de las ideonas reputonas
y de los reflujos y resacas de las resecas circunstancias
desde qué mares padres
y lunares mareas de resonancias huecas
y madres playas cálidas de hastío de alas calmas
sempiternísimamente archicansado
en todos los sentidos y contrasentidos de lo instintivo o sensitivo tibio
remeditativo o remetafísico y reartístico típico
y de los intimísimos remimos y recaricias de la lengua
y de sus regastados páramos vocablos y reconjugaciones y recópulas
y sus remuertas reglas y necrópolis de reputrefactas palabras
simplemente cansado del cansancio
del harto tenso extenso entrenamiento al engusanamiento
y al silencio


Girondo

16 de febrero de 2005

Si quieres descansar... camina, y el día durará lo que tú quieras.

El Principito.

8 de febrero de 2005

Nos encontramos con una doble responsabilidad:
la transmisión de una tradición amenazada por el conformismo, y la exploración de los contornos inciertos del futuro. Daniel Bensaid

6 de febrero de 2005

Y si no puedes hacer tu vida como la quieres,
en esto esfuérzate al menos cuanto puedas:
no la envilezcas en el contacto excesivo con la gente,
en demasiados trajines y conversaciones.
No la envilezcas llevándola,
trayéndola a menudo
y exponiéndola a la torpeza cotidiana
de las compañías y las relaciones,
hasta que llegue a ser pesada como una extraña.

Kavafis

2 de febrero de 2005

Caracoles /2

Parece absurdo escribir de caracoles en un diario cuando hay asuntos de Estado que reclaman, o crímenes y bodas importantes, pero a veces es bueno desperdiciar un poco de tinta para hablar de un salero, de un trozo de madera o de una lata. Rojo y oro, ruido de metal contra la acera, eco. Este bote ha dejado de ser uno cualquiera para convertirse en éste, que trato de rescatar para la historia. Un bote de cerveza, medio roto, arrojado desde un auto al pavimento de esta ciudad que, también, fue arrojada en el desierto.

Norberto De la Torre

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)