"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

30 de abril de 2006

PA' LOS FOTÓGRAFOS SIN DEPENDIENTES


C O N V O C A T O R I A

El Consejo del Colectivo Fotógrafos Independientes,
convoca a fotógrafos, artistas, galerías, museos y centros culturales a participar en el festival
5TA MUESTRA FOTOGRÁFICA
SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS,
que se realizará en agosto de 2006 bajo las siguientes

BASES:

• Se podrá participar con exposiciones individuales o colectivas, de cualquier manifestación de las artes visuales, en tanto se involucre la fotografía como soporte.
• El tema será libre, la técnica también. Tampoco habrá restricciones de género, etnia, religión, orientación política o sexual, clase, nivel de estudios, capacidades físicas o mentales, estatura, complexión, tono de voz o forma de caminar.
• Las exposiciones participantes deberán inaugurarse durante el mes de agosto de 2006 en cualquier lugar del estado de Chiapas. Cada expositor o grupo de expositores se encargará de gestionar el espacio de exhibición y sufragará el montaje con sus propios recursos. En caso de que los expositores provengan de una ciudad diferente a San Cristóbal el Colectivo Fotógrafos Independientes les tramitará el espacio pero no se encargará del montaje ni se hace responsable por transporte, hospedaje ni alimentación, con excepción de aquellos convocados por invitación expresa.
• El Colectivo Fotógrafos Independientes se encargará de la difusión del evento y de cada una de las exposiciones a nivel local, estatal, nacional e internacional. Los creadores participantes formarán parte de un catálogo, de varias páginas web y si así lo desean, serán invitados a programas de radio y televisión.

REQUISITOS:
Para inscribir alguna expo en la muestra, los interesados deberán enviar los siguientes documentos:

1. Carta-compromiso del espacio participante en hoja membretada, que deberá incluir los siguientes datos:

A) Título de la exposición
B) Autor o autores participantes
C) Fecha de inauguración y fecha de clausura
D) Dirección y teléfono del espacio (de existir, dirección electrónica y/o página electrónica)
E) Horario y días de visita
F) Nombre del encargado o responsable del espacio.

2. Un disco compacto (CD) con los siguientes documentos y carpetas:

G) Textos descriptivos de la exposición que deberá tener una cuartilla como máximo. Para efectos de difusión el Comité podrá editar el texto.
H) Fichas técnicas de la exposición (número de piezas, metros lineales y técnicas empleadas).
I) Currículo que no deberá exceder una cuartilla por participante.
J) Carpeta con cinco imágenes a 300 ppp de resolución, en formato tiff, sin comprimir, CMYK (el lado mayor no deberá exceder los 30 cm). Incluir pie de foto: autor, título, lugar, año y técnica.

SÓLO SE ACEPTARÁN ARCHIVOS ELECTRÓNICOS. Los textos deberán estar en formato WORD (.doc). Las imágenes deberán entregarse como archivos independientes en formato TIFF. No se aceptan fotografías impresas, diapositivas, ni presentaciones en Power Point, Flash, Director, Páginas Web, Acrobat, etc.


La carta-compromiso y el disco se deberán entregar en la siguiente dirección:

Fotógrafos Independientes
Dr. Navarro 15 A
Barrio de El Cerrillo
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas
CP. 29200

*Todo el material entregado será conservado por el comité de FI para su utilización en la difusión del festival. No se devolverá ningún material.
*No se registrará ningún proyecto que no presente todos los requisitos solicitados.
*Las circunstancias no previstas en esta convocatoria, serán resueltos por el Consejo de Programación del CI.


Fecha límite para la entrega de documentos:
15 de junio de 2006

* Para los envíos por correo y mensajería, se considerará la misma fecha límite en el matasellos.
Mayores informes: fotografosindependientes@yahoo.com.mx

20 de abril de 2006




Otro llamado

Muchos pensamos seguir el boicot contra productos
gringos este 1° de mayo, en solidaridad con la lucha
de nuestros hermanos migrantes en EU. Sin embargo, tal
vez y sólo tal vez, habría que tomar en serio las
palabras del veterano jaramillista y mayor honorario
del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional, don
Félix Serdán, pronunciadas en Acapatzingo, Morelos,
este 10 de abril, en un mitin donde estaban residentes
de un barrio lujoso, ambientalistas, la caravana de la
Otra Campaña, los macheteros de San Salvador Atenco,
los comuneros autónomos de Zirahuén y otros grupos,
rindiendo homenaje luctuoso a nuestro general en jefe
Emiliano Zapata, cuando dijo: «Estoy en disposición de
ir hasta el fondo si es necesario. Estoy con ustedes»,
(Bellinghausen, H., La Jornada, 11/4/2006).
Esto implica, entre muchas otras cosas, revisar
nuestra experiencia. La vez pasada, cuando intentamos
boicotear los productos gringos por la invasión a
Irak, nos limitamos a los medios convencionales y la
discusión se quedó entre los lectores de La Jornada y
algunas listas en internet, para simplificar el
absurdo, y más que boicot logramos un gran secreto.
En Nueva York, ese mismo día, en una marcha por el
respeto y dignidad para los migrantes, donde se
calcula asistieron 125 mil personas de todos los
rincones del planeta, Joel Magallán, director de la
Asociación Tepeyac, invitó a todos a un paro nacional
en EU el 1° de mayo y lo justificó: «Parar al país
para que sepan quiénes somos» (Brooks, D., La Jornada,
11/4/06). Esto es, tenemos una buena oportunidad para
medir fuerzas con el Imperio. La situación es
propicia. Senegaleses, iraquíes, portorriqueños,
irlandeses, palestinos y mexicanos dicen: «Sí se
puede.»
Tomemos las calles, las plazas, las oficinas y las
aulas. Utilicemos todos los pasillos. Tomemos lo
nuestro. Comuniquemos nuestros planes a quienes
también son Nosotros. Y toquemos el nervio central del
Enemigo.
Hay un llamado que viene de abajo y de todos lados. En
todas las lenguas. El cambio no está en las
triquiñuelas de los partidos políticos ni en las
burocracias “alternativas”, y lo sabemos desde hace
tiempo. El Enemigo está más arriba y está en nosotros.
Y tiene nombre: capitalismo. Digámosle al Sistema
quiénes somos, pero sobre todo, digámonos a nosotros
mismos quiénes somos.
El llamado lo sintetiza el Sup, que como sabemos, sólo
es un mediador entre nosotros: «Tenemos que hacer
hervir de nuevo la sangre de Emiliano Zapata en
nuestras venas y, como él, no para tomar el poder,
sino para levantar desde abajo, creciendo con la gente
humilde y sencilla, un movimiento que derroque a los
malos gobernantes, limpie nuestra patria de esos
ladrones capitalistas e inicie la construcción de otra
patria, de otro país, de otro México.»
Podemos pegar un cartelito fuera de casa, por las
calles, cada uno, bajita la mano, 2, 5, 10 carteles
simples impresos de la computadora o hechos a mano,
donde se invite a los que no tienen e-mail ni leen los
periódicos y viven a merced de la televisión (Se
adjunta una sugerencia). Sedición: un graffitero en
cada hijo te dio. Repartir unos volantes en una
esquina y luego desaparecer. Ampliar la invitación a
boicotear todo producto y servicio trasnacional.
Podemos dejar de ir a nuestra clase de inglés en una
franquicia; dejar de usar los servicios relacionados
(casi todos los bancos en México son extranjeros). No
usar internet ni celulares a menos que sea para la
lucha. Bienaventurados sean los hackers. Un día sin
televisión y sin música comercial. Mostrarle al
Sistema y mostrarnos a nosotros, en el consumo y en
nuestras acciones, quiénes somos. Esto puede darnos
pistas claras de quiénes podemos ser. Consagrar el 1°
de mayo al trabajo de reconocernos en lo Propio.
Es decir, quedarnos en el puro rechazo a lo gringo
sería desaprovechar la oportunidad de reflexionar a
fondo sobre quiénes somos los que rechazan y por qué
somos rechazados. De repensar quiénes somos Nosotros y
qué es lo Nuestro.
Podemos usar estos días previos para crear un ambiente
de opinión donde se discutan y cuestionen los
supuestos sobre los que se sustenta el actual estado
de dominación. Podemos orientar nuestras acciones
concretas (en la producción, la academia, la
burocracia...), para crear en nuestros ámbitos
cercanos una profunda discusión sobre la magnitud del
engaño con el que nos tienen sometidos.
Por ejemplo, y sólo como ejemplo, la discusión previa
podría derivar, el 1° de mayo, en multitud de pequeños
foros de reflexión, independientes, entre los cuates y
sus cuates, donde se revisara con todo detalle el
concepto de «trabajo». ¿Qué raíz judeocristiana
arrastra? ¿Qué sentido de poiesis puede tener? ¿Qué
despojo nos hizo el capitalismo al abolir el trabajo,
como señala André Gorz, poniendo a competir unos
contra otros por obtener ese trabajo que ya abolió?
¿Qué significa «ocio»?...
Discutamos si somos indígenas. ¿Cuándo comenzaron a
existir los indígenas y los indios en nuestra América?
¿Qué me hace o no me hace indio? ¿Existe una identidad
indígena? ¿Dónde está y quién manipula el
«Indiómetro»? ¿No será todo esto simplemente una
construcción ideológica que justifica la dominación, y
por ello deberíamos abandonar esa categoría para
comenzar a ver y nombrar lo que realmente somos, es
decir, no indígenas borrosos y sí pueblos Ayuujk,
Wirrarika, Buini xitza...?
¿Quiénes somos? ¿Individuos, Sujetos? ¿O más bien
Personas? ¿El mundo realmente se divide en Sujetos y
Objetos? ¿La Realidad es fragmentaria? ¿La educación
formal es la solución? ¿O qué? ¿Queremos Progreso,
Desarrollo, Democracia? ¿Por qué los partidos
políticos se gastan nuestro dinero? ¿Qué del viejo
Marx, de Freire, de Illich, de Foucault, de los Flores
Magón es útil conocer? ¿Qué querían Zapata, Cabañas,
Vallejo, Jaramillo? ¿Existe alguna solución al
narcotráfico más allá de la legalización? ¿Qué frutos
y limitaciones tiene la Otra Campaña? ¿Podemos todavía
echar para atrás el FOBAPROA? ¿Cómo nos organizamos?
No ver cine gringo está bien. Pero ¿no podríamos
reflexionar con otros el significado de tal negación?
¿Dedicar ese día, y otros muchos, a explorar el cine y
documental independiente? ¿Organizar un cine debate ex
profeso? ¿Programas especiales en las radios
comunitarias y piratas? ¿Perifoneo?
En fin, cada quien puede hacer lo que le venga en
gana, siempre y cuando haga algo «más allá de sus
habituales formas de lucha». Recordemos a San Juan de
la Cruz: «Para llegar al lugar que no conoces, debes
tomar el camino que no conoces».
Este llamado no es para convocar a una marcha, aunque
no excluye esa expresión. Ni busca suscripción de
ningún tipo. Es una invitación a explorar desde
nuestro espacio cotidiano las posibilidades de una
lucha que ya empezó y requiere de toda la imaginación.
Una invitación a reconocernos como el Nosotros que
somos.
Si estás de acuerdo, comunícate con tus amigos y
actúa.
Viva la Otra Campaña. Viva el Paisano Power. Vivan sus
hijos esclarecidos.

Atentamente

El Club de Nuestro Señor el Desollado

17 de abril de 2006

quiero detener coraje,
dejar de pagar la cicatriz;
sonreír mi difícil orgullo;
partir temprano,
dejar afuera el sabor a sudor.
quiero existir además de los platos;
abandonar esta recién vida
dar bonita función,
llover cuanta imaginación recorra las noticias.
pedir la eternidad adentro mío;
morir frente a un amanecer.
más seguido llorar,
preguntar temprano si está caliente el baño.
importar madrolas de mundos muy otros
descubrir formas abajo
respirar clara la ceniza
acabar las noches
ser la primera en mantener el llamado.
quiero no quedar ausente
no quedar terminada
no andar conforme a razones
esperar ningún compromiso
no acceder a la cruz normalmente
quiero incendiar así,
usar de frente al insconsciente
reír adentro
cerrar lo que niebla
ocultar, celosa --no egresada, mis banderas.
en noches de ausencia
suplir al amado con especias
como un tabú, tomar lo prohibido,
pavimentar la apatía:
¡plomo conmigo,
esencia contra santuario!
¡quiero suponer el sur fácilmente!
depauperar las butacas,
el alumbrado pop-sandía.
rebelarme con almohadas
alrededor de algo como unas flores
voy a expresar temprano mi salida a batallar.
ya no quiero aportar --¡ay, así!—de.te.ni.da.mente
ya no quiero doblar –¡ay, así!—las mañanas
quiero colonizar un barrio de tlacoyos
suscitar horror,
llenar de mayonesa a un león
pesar bastante en diciembre
nadar bonito,
probar explícitamente a las doncellas
iluminar el altiplano de neuronas
dormirme con una orquesta
dar barato.
quiero disecar la tarde
tratar amores con atinado escuadrón
acudir a dar duro
aplastar
clamar
déjeme el ingenio comer no uniformada
divisar los arrugados abarrotes
arrancar el habla desde abajo
desintegrar este miedote mutilado y deportivo
arrancarle un remedio
algo
una respuesta
a la crinolina con la que me matrimoniaron
fuer.te.mente
¿pasión para dos?
¿cuánto pequeño esperaban?
retorno
borrar oyente pasado
misma cicatriz, según tribunal
ya no quiero afiliarme
ligo la macabra estadística
con un decorado doctorado en botellas
ya no quiero fumigar el día así,
sobre todo siendo tan señora del estómago
tan sonriente
ya no quiero miel así
rara, apresurada, reumática
emisoras nada cultas:
quiero exasperar barato
olvidar también a mamá
¡ambas naranjas que somos señoritas!
somos una ojeada a la conciencia
a la médula
a la morfología del herido
quiero remitir azúcar
poner de tarea: “conciliar”, “masaje con pomada”
“llevar sustancia a la entraña”

ya no quiero sorber así,
tan arriba
y con el mismo nervioso recorrido
ya no quiero mencionar e.fi.caz.mente
‘acaso volveré a ser vela’

quiero pinchar mal
agarrar vicio
beneficiar
y salir atrevida
a duelo de choques en la montaña

interesada en todas las sábanas
que puedan convertirse en casas,
quiero transigir gratuita,
perder derecho a ser ángel

7 de abril de 2006

Hartos de callar. Hartos de mantener ese silencio que sirve de mordaza y vuelve llevadera la injusticia. En contra de los traidores y los equivocados, de los cómplices inconscientes y de los verdugos de vocación. Contra todos aquellos que con su ignorancia o ingenuidad, o con su espaldarazo meditado y científico brindan su irresponsable apoyo al desastre. Y en contra también de los que canalizan la protesta hacia infiernitos o perfilan su crítica para distraer el desacuerdo o entretener con minucias la generalizada inconformidad, llevamos este Manifiesto.

No nos mueve a ello ningún hecho reciente, ni siquiera la reiterada y procaz indiferencia e ineficiencia que caracterizan las decisiones de este tiempo, sino la vergonzante confirmación, repetida como un delirio, de que en todos los pueblos, geográfica e históricamente revisados, predomina la sujeción, el sometimiento o la represión.

Tal pareciera que un único designio gobierna el mundo desde sus inicios: oprimir al hombre, sujetarlo como a los gansos que se clavan al piso para graznen y les crezca el hígado, o doblarlo como a una carta que se envía a la vida y que debe pasar por la estrecha ranura del buzón.

Por ello juzgamos necesario, nos sentimos obligados, reconocemos el imperativo de suspender esta producción de paté foiegras y de vidas timbradas que desembocan en la dirección de la muerte, sin otro remitente que el absurdo o la nada. Pues aunque el coro de la ortodoxia oficial ha comenzado a reconocer la crisis, y los corifeos de la disidencia se desgañiten al enfatizarla, todavía no se deja oír la voz que dé en el blanco del desastre. La voz que señale sin tapujos ni rodeos, sin politiquería ni deformaciones partidistas el verdadero motivo de la protesta, de la insatisfacción que capitalizan ciertos grupúsculos con idearios miserables que al no proponer un programa amplio donde se contemplen sucesivos horizontes hasta el infinito, sino metas mediocres más allá de las cuales se abre el acantilado de la desesperanza, frustra a los rebeldes y transforman su indignación en desgano y sus sueños en pesimismo.

Esta es la razón de quebrantar el silencio de los adormecidos o el ruido vocinglero de las estridencias desviacionistas, y esta la justificación que nos da el derecho de tomar la palabra por todos aquellos que, como nosotros, se rasgan el vientre con un puñal japonés, se levantan el capacete del cuero cabelludo de un balazo, se arrojan al precipicio de un puente, se empastillan con cianuro, se amarran al cuello una piedra que florece en ondas sobre la espantada superficie de un lago, se tiran a la cama de una habitación perfumada con gas, se serruchan las muñecas de un baño público, se rocían de gasolina en un bosque donde se prohiben las fogatas, o inauguran una desviación en la autopista hacia el paisaje abierto de la barranca, o saltan al fondo del alcohol o al fondo del opio o al fondo de un recuerdo que vale más que ese vida diaria que se desperdicia.

Tomamos nuestro derecho de hablar y también nuestros motivos de la montaña de cacharros donde se han ido acumulando los actos sin despliegue de los temerosos, los actos que abandonan los arrepentidos, las promesas rotas de los políticos, los impulsos fallidos de los cobardes y, en general, todas aquellas acciones trinchadas por la conspiración de los vitaltraidores, pues más allá de ellos, más allá del impedimento de las estrechas condiciones reales o de la mezquindad de quien no supo, no quiso o no pudo llevar sus deseos al final, más allá, en esta montaña de despojos donde hincamos nuestros derecho, germina la fuerza de esos actos huérfanos reclamando un protagonista que la encarne, alguien dispuesto a ponerse delante del toro desbocado de la marcha histórica, un nuevo movimiento capaz de descarrilar la inercia y hacerla estrellar contra el espejo que refleja sus desatinos y el limbo imperecedero de los anhelos y los sueños incumplidos del hombre.

Nuestra oposición, en consecuencia, no puede ser parcial. Los críticos parciales (y no se ha conocido de otros) cumplen un papel funcional: generan las enmiendas, los parches, los pegotes que sirven para reestructurar las sociedades; son pivotes de escape que aplazan la explosión; son reformistas que sólo atacan una ley o buscan un sistema distinto, como si la ley o el sistema no fueran simples fragmentos de una realidad más compleja o elementos dispersos de una totalidad completamente insufrible.

Nosotros estamos en contra de la ordenanza estúpida, del decreto perjudicial; pero también en contra de la disposición certera, de la orden correcta, pues la esencia misma del mandato es la represión.

Nosotros estamos en contra de los gorilas públicos que desde el poder asesinan y queman a los disidentes, y en contra de los gorilas privados que en un callejón arrebatan al que pasa su verdadero y único patrimonio: la vida..

Pero también en contra de la muerte que acreditada como ley natural siega anualmente a millones de seres sin reparar siquiera en la índole personal de aquellos a quienes aplasta. Estamos en contra de esa ley que pretende ostentar su ceguera como cabal justicia y no es sino la peor de las canalladas y la más grande de las demagogias.

Estamos en contra de la muerte y de rebote en contra de sus más eficaces instrumentos: los dictadores que multiplican su capacidad de aniquilación desde el poder. Desaprobamos, a su vez, la injusta desigualdad social, pues no sólo condena al hambre a más de las tres cuartas partes de la población del mundo, sino que agrava con las taras de la anemia el desequilibrio de una biología de por sí inhumana que, de forma a cuál más arbitraria, asigna a cada individuo una inequitativa dotación psicobiológica.


Desaprobamos, en suma, el orden genético pues más allá de todo esfuerzo de justicia y de cualquier reparto equitativo siempre ha desnivelado las posibilidades humanas. En el mismo sentido, nos declaramos enemigos del racismo del gobierno sudafricano, o del racismo solapado con el que se agrede a los indígenas y a todos aquellos que son discriminados por la morfología de sus rasgos o por su pobreza, pues la exclusión es una práctica universal en la que el desprecio ejerce sus infamias indistintamente contra los débiles sean negros o blancos, cobrizos o amarillos, grupos minoritarios o mayorías indeterminables. Nuestro antirracismo propone la inclusión absoluta, pues no es posible que siendo el universo un espacio infinito no quepa todo en un jarrito sabiéndolo respetar.

En suma, estamos en contra del dolor y de la muerte, de la escasez de oportunidades y de la falta de libertad para poder tener muchas vidas distintas y no estar asfixiados por ninguna. Nos revienta tener que cargar con nuestro pasado y no poder cambiarlo como quien se muda de ropa o elige otro dentífrico.

¿Por qué no todo el mundo puede hacer y vivir lo que le plazca, en lugar de tener que hacer aquello a que lo obligan y las más de las veces los que puede? ¿Por qué no solo nos queda este remedo de la vida como si ella no tuviera más madera que la indispensable para encender esa pira inmoral de la subsistencia?

Impugnamos a los políticos que por motivos inconfesables o por ineptitud probada no han conducido a la sociedad hacia el lugar al que apuntan los suspiros utópicos.

Impugnamos a los científicos por no haber aplicado toda su ciencia en reparar las graves fallas del cosmos.

Impugnamos a los artistas y a los intelectuales que con su ingenio no han sabido poner o siquiera proponer un mundo hacia el que habríamos podido dirigirnos.

Impugnamos a los vendedores que no venden baratas las claves de vida o al menos una satisfacción duradera.

Impugnamos a los ingenieros que no hacen casas donde pueda caber todo la gente, ni los puentes para que la humanidad atraviese hacia la orilla.

Impugnamos a los médicos que no encuentran el remedio definitivo contra la gripe y la muerte. Impugnamos a los barrenderos que no barren tanta indignidad y podredumbre.

Impugnamos a los obreros que han construido el brazo de palanca de la catapulta que podría levantarnos, y, en síntesis.

Impugnamos a todos los seres humanos por su milenaria semejanza con los taxistas, pues solo son capaces de ir al sitio que se les indica por más que elijan la ruta más larga, la del rodeo torpe y la holgazana.

Se ha edificado un mundo ominoso frente al que solo quedan dos caminos: desplazarlo hasta sus cimientos y hundirlo hasta el fondo de las raíces sin memoria (opción a la que el imperialismo apuesta su presupuesto); o emprender el éxodo al Mundo de los Sueños, exiliarnos en masa al gigantesco espacio onírico que resulte de juntar los islotes de nuestros sueños individuales (opción que nosotros damos como supuesto).

Comencemos la fuga. Sólo si universalmente nos sustraemos a este mundo se creerá ese movimiento capaz de volver inoperante la inercia de un proceso histórico que a estas horas se dirige ya con fatalidad hacia el desastre. No es una convocatoria enloquecida, aunque sí exasperada. En el mundo se ha estrangulado la posibilidad de vivir y sus sueños deciden ya, en estos momentos, destruirlo. Por eso la alternativa sana, la alternativa real recae, por rigurosa eliminatoria, en una solución fantástica: trasladarnos en bloque al Mundo de los Sueños para empezar allí una civilización distinta. Nadie puede tachar de utópica una salida en la que no haya empeñado todas sus fuerzas.

¡Por el triunfo de la vida y la ampliacion de la esperanza!
¡Por la instauracion del nuevo mundo de los sueños!
¡Por la posibilidad total de lo imposible! ¡Prohibido morir!

Manifiesto Ucrónico, de O.de la .B

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)