"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

29 de junio de 2006


Presos, campañas y elecciones

Compañeros de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, de varios temas quiero hablar hoy con ustedes: la cárcel, la defensa de los presos de Atenco, la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y la otra campaña, la UNAM y las inminentes elecciones nacionales.

1. La cárcel
Los compañeros presos están llevando una ardua lucha por sus derechos, por sus ideas y por su libertad. Todo apoyo externo hacia esa lucha es significativo y bienvenido, tanto para los de adentro como para los de afuera, las dos dimensiones que el mundo adquiere cuando uno está preso. Como preso político del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz estuve seis años en la antigua cárcel de Lecumberri, entre 1966 y 1972, junto con muchos otros compañeros de organizaciones de izquierda y del movimiento de 1968. Hablo, pues, por experiencia vivida y por conocimiento recibido, desde mi primera e invariable adhesión al socialismo revolucionario, allá por 1944, el día en que el pueblo de París reconquistó, armas en mano, su ciudad sobre los invasores nazis.
Diré cinco puntos, que no por sabidos está demás repetir en estos días:

a) El primer territorio de defensa de los presos es la organización de su vida en la prisión. Es preciso ordenar la rutina de la vida cotidiana contra el mundo absurdo de la cárcel: el despertar, el dormir, el ejercicio, la conversación y la discusión, la cocina o el sencillo aderezo de la comida recibida, la convivencia, las noticias, la lectura y el estudio entre compañeros.

b) Es necesaria la relación más estable posible con los presos comunes. No puede ser una relación de intimidad, pero tampoco una de lejanía. La mayoría de ellos respeta a los presos políticos, muchos los ayudan y son solidarios. Es preciso establecer, desde el lado de acá, una relación de distancia y respeto con los guardianes: evitar entrar en conflicto, evitar entrar en confianza. Algunos de ellos pueden ser, sin demostrarlo mucho, humanos y hasta solidarios. Se trata de aprender a distinguirlos.

c) Hay que instalarse en la cárcel como en territorio propio, superar la ansiedad de esperar cada día la salida, vivir a fondo cada uno de esos días, muchos o pocos, como todos los días de la vida. Es preciso estudiar, aprender lo que otros saben y enseñar lo que uno puede. Es necesario el orden y hasta la pequeña belleza dentro de cada celda o espacio ocupado. En el año 2000, las compañeras presas del movimiento estudiantil de la UNAM hacían todo esto y habían armado unas celdas impecables, contra la dirección carcelaria que prefiere el desorden, la dejadez, la depresión. Es preciso recurrir a esa experiencia, así como a la de los compañeros del 68 y a la de tantos otros compañeros y compañeras que han pasado por cárceles mexicanas o latinoamericanas, a comenzar por los presos zapatistas.

d) El apoyo externo de familias y compañeros es indispensable e invalorable, cualquiera sea la forma que tome: visitas, libros, comidas, canciones, mensajes. La cárcel es una prueba de amistad, fraternidad y solidaridad. Junto a la lucha por la libertad, es necesaria una lucha tenaz y cotidiana por las condiciones dentro de la cárcel, la entrada y la amplitud de las visitas, el derecho a tener libros, televisores, radios, computadoras, utensilios de cocina, todo aquello que hace la vida cotidiana y que en la cárcel se comparte. Todo eso se había conquistado en la cárcel de Lecumberri ya en tiempos de Díaz Ordaz. No es posible aceptar que hoy ya no exista.

e) Ni la vida en la cárcel, ni la revolución, ni el movimiento social necesitan de héroes. El heroísmo proclamado suele ser un mecanismo de culpabilización de los demás, de quienes no somos héroes, sino nomás personas cotidianas. Los héroes verdaderos no saben que lo son y, por lo tanto, no lo andan proclamando. Entre las cosas del heroísmo inútil están las huelgas de hambre innecesarias. No tiene caso, apenas caído preso o presa, iniciar una huelga de hambre por la libertad. Existen antes otros caminos y otros métodos. La huelga de hambre es un método de lucha extremo, cuando ya no queda de otra, como los revolucionarios rusos en las infames prisiones de Stalin, los insurgentes irlandeses en las cárceles crueles de Margaret Thatcher o los presos de Bush en el espacio sin ley de Guantánamo. Como sucede con cualquier otro método de lucha, la huelga de hambre innecesaria desgasta al compañero y al movimiento y no hace mella al enemigo.

No vengo aquí a decir a nadie lo que tiene que hacer. Digo nomás que es preciso recurrir a la experiencia vivida, que entre nuestra gente mexicana las sucesivas generaciones y sus luchas han atesorado.

2. La defensa

Dos cosas aquí quiero anotar:

a) La defensa de los presos políticos es una tarea democrática. Como tal, es una tarea amplia, en la cual hay que incluir al mayor número disponible, voluntario y posible, cualesquiera sean sus ideas, creencias o posiciones sobre otros temas. Excluir de esa defensa a compañeras o compañeros porque se tienen posiciones divergentes o contrarias, o por sospechar que quieren sacar provecho de su participación, o por la diferencia política que sea, es sectarismo de lo peor. Es hacer de los presos la propiedad de cada grupo o capilla.
No estoy hablando de la situación actual, que a este respecto desconozco. Hablo de una larga experiencia nacional e internacional que una y otra vez reaparece, al igual que la grilla, al igual que las sectas, los poseídos y los iluminados. La defensa de los presos no es propiedad de nadie. Bienvenidos cuantos quieran organizarla en sus tiempos y a sus modos. Las puertas de la campaña por la libertad de los presos de Atenco están abiertas para quienquiera venga a sumarse, en lo que quiera y como pueda.

b) Los procesos contra los presos de Atenco no tienen ningún sustento jurídico. Cualquier juez honesto ya los habría puesto a todos en libertad. La tarea de los abogados es demostrarlo, y lo están haciendo. Tampoco tiene sustento jurídico la separación de los presos y el encierro de tres de ellos en una cárcel de alta seguridad. La defensa jurídica no sustituye ni perjudica a la defensa política. Una defensa legal con abogados capaces, coordinados y democráticos es indispensable para destruir en el terreno jurídico el montaje de los fiscales y los jueces. La mano que abre las puertas de las cárceles es la movilización y la defensa política, pero la llave necesaria para que esa mano lo haga es la defensa jurídica. No la descuidemos ni la menospreciemos. Respetemos a los abogados que nos defienden. También aquí en México hay una larga experiencia. Tengo entre mis recuerdos la solidaridad, la valentía y la destreza profesional de dos abogados que hace 40 años se la jugaron por nosotros: Carlos Fernández del Real y Guillermo Andrade.

Adolfo Gilly *

* Mensaje leído en la presentación de la revista Contrahistorias, en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Cuicuilco, 26 junio 2006.

27 de junio de 2006

pus, una sombra como de perezosa, como de miel-melaza petrificando insectos en un frasco inmenso de gueva inmensa; sombra de cotidiano espasmo; sombra de niña que soy cuando menseo la nada del ombligo y se me olvida que vengo a hacerle preguntas al mundo, a gritarle dos que tres cositas que me traigo guardadas como recados ancestrales de mis tatarabuelos, y que a ellos se les olvidó también gritar muy fuerte; sombras de fascinación en el placer absurdo; sombra de mujer que no se la cree que es; sombra de gente doliendo cochambre viejo; sombra de todo en mí, adentro; sombra de falta de carencia de escasez de abundancia inmensidad sombra de nada sombra que me camina en los pies cuando camino y que la rumba me safa....esa sombra

espero a que se me seque el pelo; espero encontrar información sobre refrigeradores en internet; espero a que vengas; espero tenerte para mí solita más que un desayuno; espero que estos días pasen más rápido de lo que vienen pasando; espero convertirme en mancha esta noche y depositarme en la almohada hasta integrarme a ella...espero que salga el reven; espero esperar menos y subirme al tren

como tú hoy, a las 5 y media de la mañana, y que haga mucho frío mientras todos caminan --somnolientos todavía algunos-- y una señora barre una calle que suena sola porque duermen los más muertos de frío y de miedo de salir a este día que es casi todavía la noche, pero que suena a hojas de árbol, eco de camiones viejos y recuerdo de olor a lluvia nueva

¿ves cuando pones los labios en una ventana dentro de un vehículo que está caliente mientras todo afuera es invierno, pero vidrio y labio constatan la vida? ahí, através de esa transparencia casi acuática, te pongo un beso
Ese, mi Rumpelstijen, qué bueno que te apersonaste en carta con preguntas. Me inquieto tanto de namás pensar en responderlas. Lo bueno es no me tengo que atormentar por el por dónde empiezo, sino que más bien así, como vas dando, doy. Y que las preguntas serias tuyas siempre impiden el recuento cronológico, porque estoy perdiendo mi memoria ya tan apenas a mis veintinueve, yo que me creíba la muy-muy, ¿te acuerdas?, que porque lo recordaba todo.

Pus, a lo que nos truje, chenchos: lo primero es no, no aprendí a tender la cama cada día, como pretendí. ¡Ay!, no lo sé todavía, pero parece que sin yo queriendo te pongo mi cuarto como me pone la choya, pero al revés. De veras. Digo yo, porque miro, que mi cama, la ropa y los accesoritos personales se desordenan cuando el corazón me quiere revolver y mi cabeza se resiste. Bien mental que me volví, carnal. Harto. Me canso, me desespero. Ora mismo, esta semana, me he chutado como 24 horas (eso sí, repartidas) de una serie bien gringota, nomás con el pretexto de parar de pensar. Y sí paro, vieras. Cuando le digo off al pagüer del devedé, mismo instante, mi cabeza se enciende. Y, no, pus fíjate que eso nostá tan mal, porque me encantó un tipo bien guapo que sale ahí, y le decía yo al rumei que nunca en mi vida había tenido un sueño sexual así con un artista de la tele que muy guapo. Pero que ese estaba retechulo. Tonces esa noche en lo que iba de la cama del Amigo Fiu-fiú a la mía, pensaba que ora que ando soltera estaría bien buenísimo cambiar el acervo de mis fantasías sexuales. Digo, nomás por renovación completa. Ya te contaré más: ando de mudanzas varias. Total que me acosté contándome la historia de que me tiraba al guapo ese, y que sueño con eso. ¡Puta!, amanecí contenta, relajada. Es que eso es bien chido. La onda de que cuando sueñas no sabes que estás soñando. Yo así ya volé, ya manejé autos, sobreviví como a 4 maremotos, visité una ciudad oscura –llena de viejos—en el fondo del mar, y todos los etcéteras del inconsciente, ese bendito hoyo nuestro de cada día. Tonces, pus, literalmente, me cogí con el guapo ese. Uno más a la lista, ¡ay!, nomás me acuerdo.

Te decía que mental. Y digresiva, como ya sabes. O sea de que pa’ qué me ando por las ramas. Es que no quiero llegar a ningún lugar, ni sé a dónde voy, ni cómo quiero ir. ¿Será por eso que no tiendo la cama? No creo, porque entonces también habría que buscarle explicaciones a cada uno de los pequeños hábitos, sencillitos de la vida, que nomás no puedo agarrar. Doblar la ropa y ponerla en su lugar. Aunque a veces sí, y eso es lo mejor. Tengo unas temporadas buenísimas en que llego exhausta a mi casa y me tiro en la cama requetefeliz porque todo está en su lugar. Pero sé que también esos han sido días, en que hay adentro una incomodidad extraña. Mi (ya te contaré de gu-él, que también te lo perdiste) diría algo así como una “incomodidad metafísica”. Me parece que a más de siete años de escucharle ese concepto, ya me acomoda para decir lo que no me sale con otras.

Por ejemplo, podría decir “espiritual”, pero no juncia. “Almal”, pero no macha. “Sentipensante”, muy mamón. No, pus ya, metafísica, cuando mi cuarto ha estado en orden yo he sentido malestar metafísico. ¡Ah! Pero, ¿qué te crees? Tampoco siempre. Es que nada es para siempre. Hay veces que sí, y veces que no.

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)