"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

30 de septiembre de 2008

Minúsculo - La oruga gorda

Por estos días, y durante casi un mes, tendré poco tiempo y cabeza para el blog. Pienso que estos videos son una excelente forma de compartir los andares.
¡Ah, la vida!
Disfruten

Ríe - Cucho Lambretta - 31 Minutos

No está esta vida para tomársela tan en serio, tan a pecho, tanto tiempo. La mejor receta para no sufrir es acercarse a las posibilidades sociales que hacen florecer el buen humor.
Reírse de los demás y de uno mismo es de lo más sano que hay. Por eso me vuelvo loca de pasión desenfrenada con estos personajes; pa' mí son la cosa + linda que he visto en la pantalla de televisión, desde los propios Muppets, Alf o Monthy Python.

29 de septiembre de 2008

YO NUNCA VI TELEVISION

Juanín es mi amor...

31 Minutos Freddy Turbina - Equilibrio Espiritual

Este es de mi +++ favoritos

31 Minutos - La Regla Primordial

31 minutos - me cortaron mal el pelo

autodedicada por autogestiva

31 minutos - Objecion denegada

De mi top, top, top

HORA DE VISITAR A LEONARDO

Una sola cosa,
(o tal vez dos)
he aprendido en todos estos años:
cubrirme siempre la cabeza
(respeto al tiempo tal vez)
y poner en el centro el corazón.



HORA PARA ESCAPAR

Y nos quitamos las botas y la ropa y nos cortamos el pelo y las uñas de los pies
y no pasó nada.
Y nos quitamos los sueños y los complejos y los recuerdos también
y no pasó nada.
Y nos quitamos los ruines deseos y los miedos ocultos
y no pasó nada.
Y nos quitamos cada uno de nosotros
y subimos al fin.


HORA DE CALLAR

Tú y yo estamos de acuerdo
pero no hacemos más que hablar
y nuestras palabras
nos separan.


HORA DE BUSCAR EN LA BASURA

Quizá, dentro de este basurero, puedas encontrar
el pedacito de cartón que hace falta a tu rompecabezas.
Quizá la tuerca que buscas para amacizar esa parte
de ti que cada noche se te cae.
Quizá el rincón olvidado de tu casa.
Quizá el pez azul de tu locura.
Quizá el escudo de
uno de tus apellidos.
Quizá la sombra.
Quizá el hueco que dejan las lágrimas al escapar.
Quizá el verano.
Quizá la fecha de tu consagración.
Quizá una flor, o una sonrisa.
O quizá, nada.


HORA DE ENCENDER LA LUZ

Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir
nuestros rostros asustados.
Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir
nuestros rostros cercanos y alertas.
Por momentos la luz se hace y nos permite descubrir
nuestros rostros ya juntos,

y la luz permanece.


HORA DE SALIR

No saber con certeza,
no conocer una respuesta.
Preguntar solamente por la puerta,
y salir algún día.


Alfredo Castañeda, Libro de horas, 2005

27 de septiembre de 2008

Notas después de una lectura a "El desacuerdo" de Jacques Ranciere:

En el orden policiaco el mundo del trabajo se presupone privado. El trabajo se regula por un individuo que pone condiciones que otros aceptan o rechazan. Los trabajadores son sujetos que no existen ante otro; no existen a propósito de un objeto común igualmente inexistente.Se presupone que el hecho de que los trabajadores hablen no tiene relación con el de que trabajen...

No ven, en consecuencia, de qué manera la parte recibida por un obrero con el nombre de salario podría convertirse en un asunto de la comunidad, en el objeto de una discusión pública.El sujeto obrero que se hace contar en el espacio público como interlocutor debe hacer como sí el escenario existiese, como si hubiera un mundo común de argumentación, lo que es eminentemente irrazonable, eminentemente sensato y resueltamente subversivo, porque ese mundo no existe.

22 de septiembre de 2008

Dijo Max Horkheimer que en una sociedad socialista la alegría no procederá de la naturaleza del trabajo que hay que hacer. Aspirar a esto es totalmente reaccionario. El trabajo será realizado con agrado, más bien, porque sirve a una sociedad solidaria (en Ocaso, Anthropos, Barcelona, 1986).

No pega, no resuena ya para mí aquello de "una sociedad socialista". La conjugación futurista, luego instalada en el presente, puede ser cosa de la traducción.

Aún así estoy siento un respiro de alivio al identificar mi propia noción de trabajo digno cuando conecto con el objeto social del mismo: porque sirve a una sociedad solidaria.

Ando buscando encontrar las claves de la apropiación del trabajo en su objeto social, en los compromisos que implica, pero también en las alegrías que puede provocar.

Triunfó culturalmente el productivismo. Pero podemos revertirlo. Hay que hacerlo.

¡Autonomía, solidaridad, autogestión!

20 de septiembre de 2008






Bruno Montané, Roberto Bolaño, Enrique Andrade y mi pa...










Mi mami, Roberto y Bruno






















Bruno, mi tío Enrique, Roberto, Luis Antonio y Lucero














Bruno, Roberto, Lucero
















Roberto y Luis Antonio















Todas las fotos fueron tomadas por Consuelo Karoly
Mi papá, ¿poeta?
Tengo una caja con los textos poéticos y filosóficos que mi papá escribió desde 1967-1968, y aún no sé hasta dónde llegan. Él llegó a vivir a la Ciudad Mostro entonces, y le tocó, plenamente universitario, vivir tenazmente la intensidad del movimiento estudiantil. Sé que también estudiaba trompeta en la Escuela Nacional de Música, y que trabajaba en una farmacia. No sé cómo pude robarle esta caja, sin que la extrañara. Y lo que fue un enigma para mí y sus amigos, por años y años: ¿por qué si sí escribe, y escribe bien, no publica? Creo que intuyo las razones (las de Pessoa). Claro, mi papá no suelta nada, y no tengo idea de cómo es es todo lo que ha escrito, ni siquiera sé si lo conserva. Pero haré un mi muy mío rescate de lo suyo.

Comenzamos:

i.
Forjaré mi
dureza y mi ternura
donde
frentes altas
desafíen al sol
junto al océano
y a la flor.


ii.
Encarrilemos
contra el enemigo
a las suicidas
locomotoras
de nuestros cuerpos
porque amar
cobardías
de por medio
no es posible
Relámpago

Abiertos los ojos
viendo sin mirar
a la lejanía:
suspenderse el caos;
reflexiona

Desde aquí
Alto oleaje
se ve nuestro destino;
las playas de la ruindad
Hanky Tonck women
A la puta la encontré
en su baile
Y me dijo
que jamás
sería libre
Rolling Stones

Mientras estemos en pie de guerra
recobraremos por la luz el grito.
Devolveremos la calle
y el aire a los que perdieron.

¿De qué es culpablre
quien se para ante el espejo
y le rehuye?

¿Quién es ese extraño
que nos acusa
desde ahí
y nos evita?

¿Qué soledad
tan pesada
nos castiga?

¿Qué cobardía
tan candente
nos soterra?

La cobardía
nos castiga
en el espejo
de cualquier centímetro

Quien ama
la cascada
debe someterse
a su clara turbulencia

Debe resistir
la frialdad
de su caída.





Voy
Anuncio y comparto un difícil pero entusiasmante proyecto:

Poco a poco, a vuelta de rueda, me he ido dado cuenta de quién voy siendo. Lo importante de esta hazaña no es la persona que represento con el nombre y el cuerpo, o los créditos que vaya pudiendo acumular con el paso del tiempo y de los supuestos esfuerzos, sino que a través de mi búsqueda existencial construyo una conciencia.

Lo que más deseo es poder escribir lo que pienso con exactitud. Pero me di cuenta de lo complicado de esto cuando fui atendiendo a las lecturas posteriores de mis textos. Siempre siento la necesidad de la imagen; algo pictórico, fotográfico, cinematográfico; le voy poniendo música, textura, y contexto. Le voy añadiendo aromas y sabores, más personas, hasta que llego a la vida. Y me engancho con ella. Por eso escribo poco.

En general, prefiero estar en el mundo, con él, observándolo, interactuando. No me satisface la idea de ser o convertirme en escritora. Pero eso no implica que no quiera lectores. Quiero inteligencias que se encuentren con la mía; quiero que otras sensibilidades cimbren con mis palabras. Necesito que algunos de mis hipotéticos sobrinos se entusiasmen con los cuentos, la poesía, la música y el teatro.

Entonces, haré mi ruta.

Lucero y Luis Antonio
Busco un origen. Comienzo por mis padres. Mi mamá me enseñó a escribir a los 4 años. Mi papá me leía en voz alta desde que ni tengo memoria. Años más tarde mi mamá me leía lo que ella leía, aún en inglés o francés. Mi papá me dio las claves de la sintaxis y la ortografía, y el arte de la caligrafía y la tipografía. Mi mamá me enseñó un oficio: el de traductora. Mi papá me enseñó el suyo: la correción de estilo.

A los 6 años, me llevaron a varias escuelas y me propusieron que yo eligiera 1 para hacer la primaria: escogí una escuela muy bilingüe. Mamá se dio a la tarea de ser mi tutora en Inglés, y mi papá en Español, Matemáticas y todas las demás materias.

Mi mamá trabajaba de secretaria todo el día, todos los días, para --entre otras necesidades-- que yo pudiera ir a esa escuela. Así que por las noches teníamos apenas unos ratos para convivir, y recuerdo muy gratamente que lo hacíamos charlando, chismeando, leyendo a Truman Capote, cenando, bailando. Mi papá no tenía horario en el periódico (trabajaba en el semanario cultural), así que él me llevaba y traía de la escuela; vagábamos por la ciudad; íbamos a cafés y librerías, a recorrer el Centro Histórico, a encontrarnos con amigos y desconocidos. Me compraba matatiempos y sopas de letras, cuadernos para iluminar. De la oficina me llevaba hojas blancas, lápices, pritts, etiquetas y recortes interesantes de la imprenta.

Mamá me regaló una máquina de escribir que le pedí a los 12 años. Luego me compartió su primera computadora, allá en 1989: una Mac. Juntas y sin cursos ni tutoriales aprendimos a usar la Mac, una 286, y las subsecuentes compus y programas que fueron apareciendo. Nos reíamos los tres a carcajadas cuando intentamos usar el primer programa de traducción, pues cometía unos errores de sentido divertidísimos. También así me inicié en la poesía. Aunque de la poesía recuerdo más cosas: una colección de libritos que me llevó mi papá a casa cuando vivíamos en Monrovia (1980, creo), editados por el PRI, pero con muy buen diseño y selección poética para niños. Luego siempre hubo retruécanos y juegos de lenguaje en casa. Se escuchaba jazz, rock y guaguancó. Mi papá subía la mesa de la cocina a la azotea, sin mantel y sin nada, sólo cenicero, pluma y papeles, para corregir textos bajo la luz natural del sol. Mi mamá se tiraba en diagonal sobre su cama y le daba por recitar fragmentos de Montesquieu o Ezra Pound, indiscriminadamente.

Papá, actor. Mamá, canturreadora y bailaora.

En casa el tapiz eran los miles de libros que mi papá ha ido acumulando. Mis amigos preguntaban: "¿Y ya los leyó todos?" Claro que sí, tontos. Yo estuve segura de eso, ingenuísimamente, hasta que padecí la misma compulsión: comprar libros. Por cierto que desde finales del 2007 me decidí a no seguir con esto. No es para mí. Y comencé a rematar mis libros (fue por necesidad económica, pero --sobre todo-- como un ejercicio existencial. Aunque confesaré que no solté nada de literatura, sólo ciencias sociales, filosofía, divulgación científica, y todos aquellos que nunca leí ni leería después).

A los 4 años comencé a pintar con acuarelas. Como a los 8 salí de mi cuarto, o entré a mi casa, y me encontré con la bola de amigos de mis papás, a quienes les grité: ¡Huelen a poetas!, provocándoles risas hilarantes. A los 10 comencé a hacer revistas caseras (de un solo ejemplar, eso sí), de las que mis papás eran los exclusivos lectores. A los 12 comencé a escribir un diario personal, obras de teatro y cartas larguísimas a mis amigos. A los 14 años me inscribí en un taller de Artes Plásticas en la Casa del Lago. Y a los 15, saliendo de la secundaria, escribí mi primer poema. Aún lo tengo. ¡Jajajajajá!

No sé aún pa' dónde voy, pero necesito hacer estos recorridos. Recordar quién soy, de dónde vengo, de quiénes vengo. Mis papás me dieron la lectura y la escritura, la corrección y la traducción, la atención en la belleza de los trazos, del ritmo, de la entonación, de la interpretación, la necesidad de un orden, una lógica, una secuencia, un sentido. Además, me dieron muchísimo amor. Pero, sobre todo, confianza y libertad. Sólo que no sé si ellos lo saben. O, mejor dicho, creo que no tienen idea de lo agradecida que estoy con ellos, en el mejor sentido del término: agradecida por lo afortunada. Se los voy a decir. Gracias. Con permisito.

18 de septiembre de 2008

17 de septiembre de 2008

Yo no conozco del amor sino esa mezcla de deseo, ternura e inteligencia que me une a tal ser. Este compuesto no es el mismo para tal otro. No tengo derecho a dar el mismo nombre a todas esas experiencias.

Camus

12 de septiembre de 2008

10 de septiembre de 2008

Yann Tiersen - Esther

From me to you with love

Ligiana

Concert au Divan du monde le 22 novembre 2007 avec ses musiciens : Boris Giraud, Wander Pio, Thomas Ostrowiecki et Thomas
Pellegrini

el tiempo, ¿a qué velocidad vuela?
¿los besos grandes cómo son?
¿uno crece siempre o deja de crecer?, ¿cuándo?
¿cuánto es mucho en querer?

9 de septiembre de 2008

Vastas emociones y pensamientos imperfectos, pero lichescos:
  • Estoy convencida de que es necesario vivir de acuerdo con los principios que uno decide que son suyos.
  • Aunque estoy segura de estar convencida de esta necesidad, estoy insegura de la definición exacta, o traducida al idioma de los hechos, de "vivir de acuerdo con..."
  • Sea, tal vez, porque hay unos principios que son como reglas generales, pero luego la realidad y la vida te van poniendo situaciones más o menos sofisticadas o inéditas, en las que todo se va poniendo cada vez más raro, aunque quizás más fácil de aprender a justificar.
  • "No pienso que sufrir sea aquella opción que nos dio algún dios para salvarnos".
  • Pero, de pura experiencia propia, he sacado una conclusión ambivalente o, de menos, complicada: No hay que sufrir; luego eso no significa que todo será la pura gozadera. Eso, independientemente de los deseos, no existe. O sea que en evitar los sacrificios, el sufrimiento y demás esfuerzos inútiles se nos va también el tiempo y el esfuerzo.
  • Bueno, entonces, no hay que sufrir a la manera religiosa, pues. No hay que padecer en esta Tierra, bajo la promesa de la Redención. No es que yo muy creyente me hayan educado, pero ni las mejores ateas familias mexicanas veo que se libren por completo de esa moral horrorosa cristiana de poner la otra mejilla, en todas sus versiones. De repente, observando con ese filtro a quienes están a mi alrededor, me da la impresión de que a todo el mundo le encanta sufrir, padecer, enfermarse, quejarse, que algo les falta, que no están satisfechos, que ¡ay, ay, ay, ay!
  • Está bien visto sufrir. La onda de la Víctima está bien para Chucho, que se lanzó a su larga marcha, diciéndole a la banda que dejaran de quejarse y se redignificarán, y diseñó acá toda una estrategia colectiva de liberación y des-estigmatización, antisistémica... Pero la onda de que cada cristiano se ponga en la actitud victimista por cualquier cosita es muy molestosa y chocante.
  • Por otra parte, están los que sufren todo el tiempo.
  • Y luego está la cosa de que los que no siempre sufrimos a veces sí sufrimos.
  • ¿Qué sufren los que sufren todo el tiempo?
  • ¿Qué sufrimos los que sufrimos a veces?
  • ¡Qué güeva la sufridera, pienso yo!
  • Pero, atención, también es cierto que hay una situación injusta, siempre, si no para unx, cerca de uno. Alrededor todo es injusto.
  • Se sabe que la condición humana es compleja, que la historia está llena de situaciones injustas... pero saber eso y nomás aceptarlo, por comodidad propia o por resignación, no va ni con sanos y lúcidos principios morales, ni con modos sensatos de reproducción humana. O sea, la injusticia es injustificable.
  • Pero no es fácil traer la justicia. Cuandimás, luchar por ella.
  • Hay quienes luchan un día, y están los imprescindibles.
  • Hay quienes son unos hijos de puta.
  • Están los que se hacen de la vista gorda, a los que jamás les queda el saco.
  • Y los irremediablemente idiotas.
  • Por poca plata, un hombre no puede brincar el charco para visitar a su mamá, ni viceversa.
  • Tengo esta familia que sin trabajo y con hijo.
  • Las y los sin seguridad social.
  • Mujeres de veintitantos, con hijas de 6 a 8 años, trabajan sin ninguna garantía de nada, con sus míseros sueldos, solteras, fuera de su ciudad, expulsadas por la dura realidad, buscan un lugar donde puedan tener a sus hijas (porque las patronas no aceptan "sirvientas de planta con niños") 6 de 7 días a la semana, de solo a sol. Y yo me pregunto, por vez primera, ¿hay lugares así, para mujeres en esta situación, en esta ciudad, públicas?
  • La cantidad de mujeres que así viven, trabajan, padecen.
  • Me muerde el pensamiento anterior sobre la güeva que me da pensar lo que significa el sufrimiento.
  • Hay gente que la tiene duramente mucho muy gacha todo el tiempo.
  • Eso es injusto.
  • Hay que vivir luchando en contra de...
  • ¿De qué se trata vivir?
  • ¿Con quién?
  • ¿Haciendo qué y cómo?
  • Mis cercanos no tienen derecho a la guardería, ni plata para inscribir a los chamacos a la escuela.
  • Hay los que no tienen agua potable.
  • ¡Ay, los que no tienen agua! (Esto a quién y cómo decimos que le importa?)
  • Todas y todos nos debemos a lo que nos ha hecho lo mejor que somos y tenemos.
  • Todas y todos nos debemos a las otras y otros.
  • Cuando trato de entender por qué digo eso, pienso que es un contenido simbólico que mamé de infancias, y mi corazón late, y me aquieto. Como que orgánicamente la enunciación resuena.
  • Pero, ¿hasta dónde se debe una/o a los demás?
  • ¿Quiénes son las y los demás? Yo digo que no todos.
  • Todos es un concepto astracto muy güeno, pero a la hora de los chingadazos, sino es que diario, hay que diferencear.
  • Pero si le sigo pensando, me hago bolas. Es cuando renuncio a seguir pensando.
  • Pondré una pausa nomás.
  • ...
  • Autonomía, autogestión, individuo, comunidad, campo, ciudad, trabajar, crear, sufrir, vivir, amar, gozar, construir, destruir, inventar, conservar, cultivar, liberar, proliferar, producir, reproducir, diseñar, caminar, viajar, conocer, re-conocer, luchar, transformar... y sus versiones reflexivas, y sus modos activos...
  • Pienso en esquemas, en cuadros sinópticos, con colores, figuras que bailan...
  • Voy del pensamiento esquemático a la imaginación pictórica; de la palabra a la imagen.
  • Me faltan herramientas para traducir lo que pienso, lo que veo, lo que siento.
  • Tengo necesidades que no sé cómo satisfacer.
  • Me siento sola.
  • Siento vacío.
  • Viene la incertidumbre.
  • He comenzado a padecer.
  • Siento vértigo existencial.
  • Tengo ganas de salir corriendo.
  • No puedo; tengo que lidiar conmigo misma.
  • Hay varios caminos...
  • Esta noche medilunia, voy y vengo, avanzo y reculo, escribo y borro, me atrevo y acometo.
  • Voy a saltar de piedra en piedra, a ver hasta dónde llego al final.
  • ¡Fumar, beber, comer, coger, bailar!
  • Pensar, escribir, dialogar, discutir, leer, pintar.
  • "Poder hablar y saber escuchar es lo único que salva", dijo uno que trabajó más de treinta años con psicóticos y neuróticos varios.

8 de septiembre de 2008

Que yo me permita mirar, escuchar y soñar más.

Hablar menos. Llorar menos.

Ver en los ojos de quienes me miran, la admiración que me tienen, y no la envidia que --prepotentemente-- pienso que sienten.

Escuchar con mis oídos atentos y mi boca estática las palabras que se hacen gestos y los gestos que se hacen palabras.

Permitir escuchar siempre aquello que yo no tengo permitido escuchar.

Saber realizar los sueños que nacen en mí y por mí, y conmigo mueren, por yo no saber que son sueños.

Entonces, que yo pueda vivir los sueños posibles y los imposibles, aquellos que mueren y resucitan a cada nuevo fruto, a cada nueva flor,a cada nuevo calor,a cada nuevo rocío, a cada nuevo día.

Que yo pueda soñar el aire, soñar el mar, soñar el amar, soñar el amalgamar...

Que yo me permita el silencio de las formas, de los movimientos, de lo imposible, de la inmensidad de toda profundidad.

Que yo pueda sustituir mis palabras por el toque, por el sentir, por el comprender, por el secreto de las cosas más raras, por la oración mental (aquella que el alma cría, y que sólo ella escucha y sólo ella responde).

Que yo sepa dimensionar el calor, experimentar la forma, vislumbrar las curvas, diseñar las rectas, y aprender el sabor de la exuberancia que se muestra en las pequeñas manifestaciones de la vida.

Que yo sepa reproducir en el alma la imagen que entra por mis ojos haciéndome parte suprema de la naturaleza, creándome y recreándome a cada instante.

Que yo pueda llorar menos de tristezas y más de alegrías.

Que mi llanto no sean en vano, que en vano no sean mis dudas.

Que yo sepa perder mis caminos, pero que sepa recuperar mis destinos con dignidad.

Que yo no tenga miedo de nada, principalmente de mi misma; ¡que yo no tenga miedo de mis miedos!

Que me quede dormida cada vez que vaya a derramar lágrimas inútiles, y despierte con el corazón lleno de esperanzas.

Que yo haga de mí una mujer serena, dentro de mi propia turbulencia.Sabia, dentro de mis límites pequeños e inexactos; humilde delante de mis grandezas, torpes e ingenuas (que yo me dé cuenta cuán pequeñas son mis grandezas, y cuán valiosa es mi pequeñez).

Que yo me permita ser madre, ser padre y, si fuere necesario, ser huérfana.

Permítame enseñar lo poco que sé y aprender lo mucho que no sé.

Traducir lo que los maestros enseñaron y comprender la alegría con que los simples traducen sus experiencias.

Respetar incondicionalmente al ser; al ser por si sólo, por más nada que pueda tener más allá de su esencia.

Auxiliar la soledad de quien llegó, rendirme al motivo de quien partió, y aceptar la alegría de quién quedó.

Que yo pueda amar y ser amada.

Que yo pueda amar aún sin ser amada.

Hacer gentilezas cuando recibo cariños; hacer cariños aunque no reciba gentilezas.

Que yo jamás quede sola, aún cuando yo me quiera sola.

O. A. Begiato

6 de septiembre de 2008

Conocí árboles:trueno lila, trueno dorado y trueno común; al pino lacio, al liquidámbar, el encino, el retama y el ahuehuete, el árbol viejo de agua.
Mucho gusto, árboles.
La poesía es la música y la contundencia del sentido. Requiere ejercicio, se convierte en oficio.
Otras formas de la comunicación hay.
Decir algo para alguien que ya de por sí te va escuchar, es un privilegio, en la escritura. Que venga algo de vuelta, de ahí, es un regalo.
La dureza es el silencio.
Crudo y cruel, descubrir cierto modos carcelarios del lenguaje.
El pensamiento solo es un cuchillo sin filo.
La lengua es metal.
Y el corazón revuelca el sentido, a fin de que busquemos una cuerda, un hilo, para andar en el mundo.
Rechazo los enunciados fallidos, pero fallo y fallo, como un sino.

1 de septiembre de 2008



Y las aguas de Arriba amaron a las de Abajo
y eran las aguas de Abajo femeninas
y las de Arriba masculinas...

¿Has oído, amada?

Tú eres la Tierra y yo soy el Cielo
Tú eres el lecho de los ríos y el asiento del mar
y el continente de las aguas dulces
y el origen de las plantas
y de los tiernos o duros o feroces animales
de pluma o pelo o sin pluma ni pelo

Yo soy la lluvia que te fertiliza

En ti se cuecen las flores y los frutos
y en mi el poder de fecundar

¿Has oído, amada?

Nuestro lecho es el Universo que nos contiene

¿Has oído bien?

Tú eres la Tierra y yo soy el Cielo
Y mi amor se derrama sobre ti como la lluvia
o como una cascada que cae del sol
rompiendo entre nubes como entre peñascos
y entre los colores del arco iris y entre las alas de los ángeles
como entre las ramas espesas de una vegetación inverosímil

Tú eres la Tierra y yo soy el Cielo

¿No lo escuchas?

Y aunque digas que sí
tal parece que no porque ahora Tierra
cabalgas sobre mí (en el lecho que es el Universo)
y eres tú el Cielo y tu amor se derrama sobre el mío
como una lluvia fina

Y yo era la Tierra hasta hace unos instantes pero ya no lo sé
porque hemos girado y descansamos sobre nuestro costado
y los dos somos Tierra durante unos minutos deleitosos

Y ahora estoy de pie con los pies en la tierra y los ojos en el cielo
y tú no eres ni Tierra ni Cielo porque te hago girar
con los muslos unidos ferozmente a mi cintura
y eres el ecuador o yo soy el planeta Saturno
y tú eres los anillos que aprendimos en la escuela
y giras

Y ahora somos Cielo los dos y volamos
elevándonos más allá del Universo

Y en lo más alto del vuelo algo estalla en nosotros y caemos
vencidos por la fuerza de nuestro propio ecuador que se ha quebrado
Pero seguimos siendo Cielo aunque yazgamos en tierra

Derrumbados en tierra pero Cielo

Tierra revuelta y dulce pero Cielo

Cielo vencido cielo revolcado pero Tierra

Pero Cielo

Efraín Bartolomé

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)