"carnal me gusta el alma y con alma la carne", lezama lima

27 de octubre de 2004

1a.
El Ser no es un sistema,
no es un sistema de sistemas,
tampoco una gran cadena.

El Ser es abismo
o caos
o aquello que carece de fundamento.
Un caos con una estratificación irregular; es decir, con organizaciones parciales,
cada una de acuerdo a los distintos estratos que descubrimos
(descubrir/construir, descubrir/crear) en el Ser.

2a.
El Ser no es sólo en el Tiempo, sino que
es a través del (por medio del, en virtud del) Tiempo.

En esencia, el Ser es Tiempo.


3a.
O el Tiempo es nada o es creación.

Propiamente hablando, el Tiempo es impensable sin creación;
porque, de otra manera, sólo sería una superflua cuarta dimensión del espacio.

Aquí, creación significa, desde luego,
creación genuina y ontológica,
creación de nuevas formas,
de nuevos eidos, para usar el término platónico.

Casualmente, la creación como tal y en su justo sentido nunca fue tomada en cuenta por la teología. Filosóficamente hablando, la creación teológica sólo es una palabra;
un nombre equivocado para designar aquello que en realidad sólo es producción, fabricación o construcción.
La creación teológica sigue siempre (está condenada a seguir) el modelo Timeo:
Dios es un creador,
un artesano que mira los eide (las formas) preexistentes
y los usa como modelos
o paradigmas
en la materia que se forma.
Pero ni en Platón ni en ninguna otra teología racional crea Dios los ejidos.

4a.
Estos hechos fundamentales acerca del Ser, el Tiempo y la creación han sido ocultados
por la ontología tradicional (y, en sus albores, por la ciencia)
porque la ontología tiene que ver, en su corriente principal, con la hipercategoría de la determinidad
(en griego, peras y en alemán, bestimmtheit).
La determinidad conduce a negar el Tiempo,
a la atemporalidad:
si algo está verdaderamente determinado, lo está desde siempre y para siempre.
Y si cambia, ya están determinadas las maneras en las cuales puede cambiar y las formas que este cambio puede traer consigo.
Entonces, los hechos simplemente crean las leyes
y la historia no es sino el desarrollo a lo largo de la cuarta dimensión de una sucesión que,
para una mente absoluta
(o para una teoría científica comprobada),
sólo sería coexistente.
Entonces el tiempo es repetición pura, si no de los hechos, sí de los requerimientos de las leyes.
Para la ontología tradicional es un asunto de vida o muerte negar que el Tiempo es una perpetua posibilidad del surgimiento de lo Otro.
Por razones que están íntimamente ligadas al marco de la determinidad,
la ontología tradicional tiene que reducir los posibles tipos de ser a tres y sólo a tres categorías:
* las substancias (de hecho, cosas),
*los sujetos y los conceptos o ideas
*y los posibles grupos, combinaciones, sistemas y jerarquías de los grupos de substancias, sujetos e ideas.

5a.
Desde este último punto de vista, la pregunta:
"¿Qué es eso,
en qué reconocemos lo que proviene del observador
(de nosotros)
y
qué es lo que proviene
de lo que está allí?"
es, y seguirá siendo siempre, algo indeterminado.

Cornelius Castoriadis

extracto de: "El campo de lo social histórico", ESTUDIOS. filosofía-historia-letras,
Primavera 1986




26 de octubre de 2004

El hombre exitoso es
el que ha vivido bien,
ha reído con frecuencia
y ha amado mucho;
el que se ha ganado el respeto de los hombres inteligentes
y el amor de los niños;
es el que ha llenado su nicho y cumplido su faena;
el que ha dejado el mundo mejor de como lo que encontró,
ya sea con una amapola mejorada,
un poema perfecto o un alma rescatada;
aquél a quien nunca le faltó aprecio por la belleza de la tierra
ni palabra para expresarla;
es el que buscó lo mejor en los demás
y dio de sí lo mejor que tuvo.


Rudyard Kipling

25 de octubre de 2004

¿Cómo me vas a explicar, di,
la dicha de esta tarde,
si no sabemos porqué fue,
ni cómo, ni de qué ha sido,
si es pura dicha de nada?

En nuestros ojos visiones,
visiones y no miradas,
no percibían tamaños, datos, colores, distancias.

De tan desprendidamente
como estaba yo y me estabas mirando,
más que mirando,
mis miradas te soñaban,
y me soñaban las tuyas.
Palabras sueltas, palabras,
deleite en incoherencias,
no eran ya signo de cosas,
eran voces puras, voces
de su servir olvidadas.

[:::]

Y de estas nadas se ha ido fabricando,
indestructible,
nuestra dicha, nuestro amor,
nuestra tarde.

Por eso no fue nada,
sé que esta noche reclinas
lo mismo que una mejilla
sobre este blancor de plumas-almohada
que ha sido alas-tu ser,
tu memoria, todo,
y que todo te descansa,
sobre una tarde de dos,
que no es nada, nada, nada.

Pedro Salinas

21 de octubre de 2004

Resulta que...

Estaba un día sentada, desfaciendo unos entuertitos, que tenía por a'i guardados (eufemismo para: olvidados adrede en algún rincón de alguna de las cajas en las que estaba sin desempacar mi vida entera), cuando escuché un ruido estruendoso de cristales.

Me asomé por el balcón para mirar hacia la calle, pero no había ocurrido nada que me incumbiera. Luego, se me olvidó lo que estaba haciendo y me fui a colgar la ropa húmeda.

Chiflando alguna rola de mis lugares más comunes me encaminaba hacia la azotea, pero vi el ocaso del sol descender sobre el palo de lluvia de mi terraza. Descubrí que el invierno va a regalarme buenas dosis de luz crepuscular.

Tons, me acerqué más y más para ver por dónde iba entrar el susodicho durante las tardes de hibernación findesemanera, cuando me encontré con lo que produjo el estruendo aquél de hacía un rato: mi ventana se había rompido en mil pedazos con la fuerza del viento. Eso si que es una novedad. El viento pega en mi recámara, con una fuerza que no detiene nadie. No hay edificios alrededor, ni muros contenedores, ni nada por el estilo.

Bueno, el caso es que decidí, como para realizar un sortilegio, recoger un cachito de vidrio al día. Como para rearmar mi vida al tiempo que desaparece cada uno de los vidrios. No se trataba nomás de un placebo, la cosa tenía su toque mágico.


Salí en búsqueda de un vidriero, en pleno sábado. Las tres vidrierías del barrio acababan justito de cerrar.

Así como soy, tons me jui a tomar un café. Ahí me encontré con unas mujeres dialogando. Eran reteintelectuales y sabihondas, irónicas y lenguaraces. Eso fue lo que más me gustó, pero fascinada como me tenían, se me olvidó ya.


Lo que dijeron, no sobra decirlo, me ha conmovido inmensamente. Si no fuera la Kollontai el armado del rompecabezas hubiera sido más lento y doloroso.

Finalmente, también lo diré, después de escucharlas subí corriendo a mi departamento, para recoger los vidritos, todos, hasta el último. He pensado que al pensamiento mágico hay que dejarlo en impás mientras clarea.

Mientras haya luz afuera, saldré a mirar, guiándome por la claridad de lo que mire, con atención, nomás pa' desquitar el precio, porque ¡lo que una tiene que pagar por los ojos, viendo lo que se ve en este mundo tan jodido y ajado!

El diálogo, a más de uno le vendrá bien, aunque sea de lejitos:

Erica Jong: ¿Dónde estaban las mujeres que eran verdaderamente libres y que no se pasaban la vida rebotando de hombre en hombre, sintiéndose completas con o sin marido?

Alexandra Kollantai: La mujer que encuentra la voluntad de vivir, de trabajar, de crear, es la verdaderamente liberada. Para ella el mundo ya no se encierra en el círculo estrecho de las emociones amorosas.

Erica Jong: Miramos hacia nuestras heroínas en busca de ayuda y, ¡sorpresa!, he aquí que descubrimos a Simone de Beauvior, quien jamás mueve un dedo sin consultar primero a Sartre. Y a Lilian Hellman, quien se muere por parecerse a Dashiell Hammett, para que así él pueda quererla tanto como él se quiere a sí mismo. Y a Anna Wulf, la heroína de Doris Lessing, que no puede tener orgasmos si no está enamorada, lo que no le sucede muy a menudo. Y así todas las demás –las mujeres escritoras y las pintoras—casit odas tímidas, retraídas, esquizoides. Tímidas en sus vidas y valientes nada más en sus obras. Emily Dickinson, las Brontë, Virginia Wolf, Carson MacCullers… Flannery O’Connor criando pavoreales y viviendo con su madre. Sylvia Plath metiendo la cabeza en un horno ya mítico, Georgia O´Keefe sola en el desierto, presunta sobreviviente. ¡Qué grupo! Severas, suicidas, extrañas. ¿Dónde estaba la Chaucer femenina? Una sola mujer que combinase el juego, el gozo y el amor con el talento. ¿Dónde encontrar una guía? ¿Colette, con su afro gálico? ¿Safo, de quien nada se sabe? “Me matan el hambre y la pena”, dice en la traducción que tengo al alcance de la mano sobre mi escritorio. ¡Y así nos sucede a todas! Las mujeres que más admirábamos eran casi siempre solteras o suicidas. ¿Sería ese el término de nuestro camino? Por lo que reiniciamos nuestra búsqueda del hombre imposible.


Alexandra Kollontai: Nuestro error consistió en que siempre sucumbimos a la creencia de que finalmente habíamos encontrado el ideal definitivo en el hombre que amábamos, la persona con quien creíamos que podíamos fundir nuestra alma, aquella que estaba totalmente dispuesta a reconocernos como una nueva físico-espiritual. Pero una y otra vez las cosas salieron de distinto modo...

Lo demás de la Kollontai, pa' luego, que me tengo que poner a preparar un examen extraordinario de Materialismo Histórico.

19 de octubre de 2004

La invención, debe admitirse humildemente, no consiste en crear desde el vacío sino desde el caos.
Mary Shelley

15 de octubre de 2004

Raindrops on roses,
And whiskers on kittens,
Bright copper kettles
And warm woolen mittens.
Brown paper packages
Tied up with string,
These are a few
of my favorite things.
Cream colored ponies,
And crisp apple strudel.
Doorbells and sleighbells
And schnitzel with noodles,
Wild geese that fly
With the moon on their wings,
These are a few
of my favorite things.
Girls in white dresses
with blue satin sashes,
Snowflakes that stay
on my nose and eyelashes,
Silver white winters
that melt into springs
These are a few
of my favorite things.
When the dog bites,
When the bee stings,
When I'm feeling sad.
I simply remember
my favorite things,
And then I don't feel so bad!

14 de octubre de 2004

la lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz
bajo el aire ralo de noviembre
bajo la hierba sin color
bajo el cielo cascado
y gris
acepto el duelo y la fiesta
no he llegado
no llegaré jamás
en el centro de todo
esta el poema intacto
sol ineludible
noche sin volver la cabeza
merodeo su luz
su sombra animal
de palabras
husmeo su esplendor su huellas
sus restos
todo para decir que alguna vez
estuve atenta
desarmada
sola
casi en la muerte
casi en el fuego

A media voz, de Blanca Varela.

13 de octubre de 2004

emancipate yourselves
from mental slavery,
none but ourselves
can free our minds

12 de octubre de 2004

No, woman, no

No, woman, no cry;
No, woman, no cry;
No, woman, no cry;
No, woman, no cry.

Said - said - said: I remember when we used to sit
In the government yard in Trenchtown,
Oba - obaserving the 'ypocrites
As they would mingle with the good people we meet.
Good friends we have, oh, good friends we've lost
Along the way.
In this great future, you can't forget your past;
So dry your tears, I seh.

No, woman, no cry;
No, woman, no cry;
No, woman, no cry;
No, woman, no cry.

Said - said - said: I remember when-a we used to sit
In the government yard in Trenchtown.
And then Georgie would make the fire lights,
As it was logwood burnin' through the nights.
Then we would cook cornmeal porridge,
Of which I'll share with you;
My feet is my only carriage,
So I've got to push on through.
But while I'm gone, I mean:
Everything's gonna be all right!
Everything's gonna be all right!
Everything's gonna be all right!
Everything's gonna be all right!
I said, everything's gonna be all right-a!
Everything's gonna be all right!
Everything's gonna be all right, now!
Everything's gonna be all right!

So, woman, no cry;
No - no, woman - woman, no cry.
Woman, little sister, don't shed no tears;
No, woman, no cry.

I remember when we used to sit
In the government yard in Trenchtown.
And then Georgie would make the fire lights,
As it was logwood burnin' through the nights.
Then we would cook cornmeal porridge,
Of which I'll share with you;
My feet is my only carriage,
So I've got to push on through.
But while I'm gone:

No, woman, no cry;
No, woman, no cry.
Woman, little darlin', say don't shed no tears;
No, woman, no cry.

Eh! Little darlin', don't shed no tears!
No, woman, no cry.

Little sister, don't shed no tears!
No, woman, no cry.

[and so on...]

Bob Marley

11 de octubre de 2004

El mañana no cuenta. La frágil dicha
no esperes que dure en este mundo agitado,
donde todo pasa, huye, escapa
como libélula al fondo de la tarde estival.

Simónides.

8 de octubre de 2004

Llaneza

Se abre la verja del jardín
con la docilidad de una página
que una frecuente devoción interroga
y adentro las miradas
no precisan fijarse en los objetos
que ya están cabalmente en la memoria.

Conozco las costumbres y las almas
y ese dialecto de alusiones
que toda agrupación humana va urdiendo.

No necesito hablar
ni mentir privilegios,
bien me conocen quienes aquí me rodean,
bien saben mis congojas y mi flaqueza.

Eso es alcanzar lo más alto,
lo que tal vez nos dará el Cielo:
no admiraciones ni victorias
sino sencillamente ser admitidos
como parte de una Realidad innegable,
como las piedras y los árboles.

JLB

7 de octubre de 2004

Arte Poética

Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra muerte es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumbo y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en la tarde una cara
nos mira desde el fondo de un espejo,
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Ítaca
verde y humilde. El arte es esa Ítaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable.


JLB

1 de octubre de 2004

ESCUCHA, ESCÚCHAME...

Escucha, escúchame, nada de vidrios verdes o doscientos días
de historia, o de libros
abiertos como heridas abiertas, o de lunas de Jonia y cosas así,
sino sólo beber yedra mala, y zarzas, y erizadas anémonas
parecidas a flores.

Escucha, dime, siempre fue de este modo,
algo falta y hay que ponerle nombre,
creer en la poesía, y en la intolerancia de la poesía,
y decir niña
o decir nube, adelfa,sufrimiento,
decir desesperada vena sola, cosas así, casi reliquias, casi lejos.

Y no es únicamente por el órgano tiempo que cesa y no cesa,
por lo crecido, para lo sonriente,
para mi soledad hecha esquina, hecha torre, hecha leve notario,
hecha párvula muerta,
sino porque no hay otra forma más violenta de alejarse.

Blanca Andreu, 1980
"De una niña de provincias que se vino a vivir en un Chagall"

palabras clave

lichesco (116) poemas de otros (95) lichi (69) música (69) Sobre política (60) posa proética o prosa poética o puta poésica (49) adherencias y definiciones o sólo dichos que hice míos (45) andares de ojo (35) anarquía o autonomía o autogestión (34) andares imagináricos (32) Minificción (28) andares de oído (26) amariega y desamoriunda (18) fem (17) Brasil (16) textos (15) andariega lichiámbula (14) bichos en la tierra (14) Sara Hebe (13) del diario de Lichiámbula (13) feminista (13) meterse en Honduras (13) video (12) Tea Moreno (11) antes de que nos muéramos (11) fotografía (11) infrarrealismo (11) bailología (10) cabriolas y machincuepas (10) luchas (10) convocaciones e invitatorias (9) Inglés (8) Latinoamérica (8) arte (7) Argentina (6) La Lengua (6) agua (6) libertarias (6) verde (6) verdor (6) Camus (5) Cavafis o Kavafis querido Constantino (5) Jacques Ranciere (5) Novo Pírez (5) autonomía (5) fiesta (5) mestiza en proceso de descolonización (5) papá (5) Castoriadis (4) Lichfrida Carles (4) One Hellmans o J.G. (4) colores (4) danza (4) portugués (4) textos de otrxs méxico (4) voy (4) Archipiélago de Nuncajamás (3) Bolaño (3) Cardoza y Aragón (3) Ejército de Corazones Rebeldes (3) JL Borges (3) Pedro Salinas (3) creación (3) dibujos (3) francés (3) hiphop (3) memoria (3) nueva lotería cósmica (3) rap (3) soberanía alimentaria (3) son pa' llevar (3) zapas (3) Andrés Eloy Blanco (2) BRECHT VERDAD (2) Blancas (2) Bolivia (2) Café Victoria (2) Girondo girando (2) Gonzalo Rojas (2) Julito (2) R. Kipling (2) Silvia Rivera Cusicanqui (2) Simón Rodríguez (2) W. Whitman (2) animación (2) demonio (2) documental (2) ecologías (2) ensayo (2) estampas (2) historia (2) libros (2) musica (2) papasquiaro (2) preguntas (2) psique (2) recomendación (2) rock (2) tecnologías (2) utopía (2) video documental musical (2) zorra (2) zorra infrarrealismo (2) árboles (2) Aimé Césaire (1) Alan Watts (1) Aleixandre (1) Alfredo Zitarrosa (1) Asia (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Brassai (1) Bruno Latour (1) Chinoy (1) Chris Marker (1) Efraín Bartolomé (1) Enrique Lihn (1) Europa (1) Gioconda Belli (1) Gustavo Duch (1) Inayat Khan (1) J.E. Adoum (1) Jim Jarmusch (1) John Berger (1) Juan Gelman (1) Juan Luis Martínez (1) Jung (1) Osip Mandelstam (1) Palés Matos (1) Paraná (1) Pessoa (1) Pizarnik (1) Prévert (1) Ramón Méndez (1) Ramón Vera (1) Raúl Garduño (1) Roque Dalton (1) Soares (1) SoundCloud (1) Universidad (1) Uruguay (1) William Blake (1) Zitarrosa (1) agroecología (1) apertura (1) armonía (1) audio (1) brujería (1) campañas (1) canción (1) caos (1) cartón (1) cine (1) colach (1) collage (1) copia (1) decolonialidad (1) diego villaseñor (1) diseños alterados (1) documental musical portátil (1) estudio (1) ezetaeleene (1) fanzine (1) filosofía (1) fungi (1) hidroterapia (1) http://lichiambula.tumblr.com (1) lecturas (1) lengua (1) medios libres (1) memoria del futuro (1) mountruo (1) originalidad (1) palabraristas facebook (1) piedras (1) piratería (1) poética (1) presentaciones (1) radio (1) radio regeneración (1) ratgeb (1) redes sociales (1) rogelio dueñas (1) salud (1) storify (1) sufi (1) take away shows (1) tarantela (1) tersura_de_mi_candil (1) textos de amigxs (1) textos de otrxs (1) vida (1) Àfrica (1) Élisée Reclus (1)